jueves, 25 de junio de 2009

Esperando el verano


Aún espera mi jardín la caricia encendida, la luz migratoria y cómplice del verano.
Aún espera que cambie el gesto descortés y distante,
que repare la faz de un poniente sin sombras y sin nombres.
En mi jardín, lunas que evaden su obligación y nidos que no funcionan,
un parasol depresivo, una rama quebrada, nada;
tanta carencia cercena azules y contradice el aire con presagios de otoños.
Estas tardes occiosas en mi jardín se respira un acento umbrío y cierta humedad
que dota las pupilas de tibias resonancias.
Un vencejo sin conocer el ritual, rosas, claveles y dalias, y un gato, siempre un gato en mi jardín, que implacable no deja de explorar fronteras ineludibles.
Mientras,
en mi jardín,
espera que se haga verdad el relevo perpetuo de los tiempos.
foto:wikipedia

2 comentarios:

Caminodelsur dijo...

Que hermoso Pilar!, como describes esas ansias por la primavera, esa tardanza en irse del invierno, espero tus palabras traigan el sol el estallido de flores a tu jardìn.

(Trataré de explicar como copiar el osito, es igual como con los mensajes, se remarca con el mouse, luego se apreta control-c, luego se pega con control-v)

Abrazoss

Nómada planetario dijo...

Esas latitudes tienen esos contratiempos, no podemos exportar todo el Sur a Europa, aunque ya podría subir hacia arriba un poco del terral que nos aturde.
Saludos desde la feria del Puerto de la Torre, ensayo del mogollón de Agosto.