martes, 7 de septiembre de 2010

Regreso a los recuerdos

imagen wikipedia: Madrid




Se acercó a ella, desde el silencio, para intentar descubrir la imagen que le ocultaba la memoria y el tiempo transcurrido. Se había dado cuenta de que los recuerdos con frecuencia olvidan o se esconden tras el muro que van formando los años, haciendo imposible el retorno a lo que ha sido. Su deseo era dar vida a los sueños, recobrar el ritmo diario y ese rumor cercano que es el respirar de una gran ciudad. Con todo esto aprisionado en sus ojos, se sumergió en ese andar apresurado de la gente sin tiempo, buscando el corazón aquel que le tenía enamorado.

Atrapado en el carrusel acelerado de los días, le recibieron las calles alborozadas, donde la lluvia dibujaba espejos y reflectaba sonrisas. Sintió la mirada recelosa de los viejos edificios que, revestidos con la prestancia de los años, observaban su pasar. Se encontró de nuevo con la presencia de los que perduran en piedra, y respiró el verde aún existente, que se resistía a cambiar de color. Hasta él llegó el aliento cálido de las bocas desdentadas del metro, y una profusión de luces y sonidos le invadió el alma como una marejada. El ritmo añorado se convirtió en una danza rápida de miles de pisadas, y un sonido, que quería ser melodía convirtió la música en un frenesí de ruidos a su alrededor. Se sintió arrastrado en el torrente de las grandes arterias, perdiéndose en su caudal.

Así, al querer hacer reales los sueños, tropezó con estas nuevas imágenes que hacían sombra a las guardadas en su memoria… Y es que los recuerdos es mejor tenerlos en un álbum como si fotos de un color desvaído se tratara, guardados en vitrinas cerradas con puertas de cristal.

Entonces, entreabrió su alma y dejó reposar su fatiga….

3 comentarios:

Nómada planetario dijo...

Al final las cosas terminan siendo lo que recordamos de ellas.
En cuanto a visitar tu tierra, ya estuve por allí hace pocos años. Me encantó, aunque me costó un mundo entenderme con mi cutre nivel de inglés. De hecho creo que volveré algún día, pero con el coche, para traerme el maletero a reventar de cerveza oud bruin, por aquí no hay quien la pille.
Un abrazo.

Annick dijo...

Ver de nuevo un sitio que recordaba es peligroso .
A mi siempre me ha desencantado.

Besos desde Málaga.

EVA MAGALLANES dijo...

Buena prosa Pilar, directa, en cierto grado seca y a la vez, enjundiosa. Que cierto es que cuando retornamos a un lugar que hemos evocado por tiempo, generalmente sufrimos una decepción, en la ausencia y en la lejanía todo parece agigantarse, cubrirse de un sentido y de una profundidad que está más en una misma que en ese sitio en especial. Pero es bueno regresar y aterrizar la nostalgia, así se cierran ciclos.
Mi aprecio de siempre!
Pd: aprovecho para invitarte a aportar con un refràn en:
http://www.elsurnuestro.blogspot.
com