martes, 7 de junio de 2011

Lluvia

Foto: wikipedia

Arrebato
que traduce en tí todas las lluvias pronunciadas
con la violencia vertical de tu lenguaje
en un ancestral sonido,
y hace desfallecer la luz
en descarados insomnios y ausencias.



2 comentarios:

ANTONIO CAMPILLO dijo...

La ausencia de luz después del deslumbrante resplandor debe ser muy difícil de soportar.
Ante tanta oscuridad ni el potente sol puede penetrar por las rendijas de la cárcel nubosa que se desploma impenitente sobre el suelo.
Posee la belleza de lo rechazado.

Sublime sentimiento, Pilar.
Un abrazo.

Camino del sur dijo...

La lluvia a veces despreciada y otras veces tan añorada, deseada y necesaria


Abrazos