miércoles, 27 de mayo de 2009

Una pérdida muy sentida


Le habíamos visto crecer, sin límites y en rápida monotonía con los años. Era un chavalillo en
el que ya empezaban a destacar algunos de los rasgos que le caracterizarían más tarde: alto y flexible en lo adverso del tiempo. De pequeños, mis hijos gustaban de acercarse hasta él y buscar el refugio de sus brazos. A veces yo temía por su calma cuando le involucraban en sus juegos, con la rudeza y la fogosidad de la edad, pero se mantenía siempre como el símbolo de la verticalidad y nunca le vi gesto de enojo.

Cayeron las hojas para él y para mí, se nos fueron marcando pliegues con descaro. Su presencia era una constancia fiel, donde yo reflejaba el recuerdo de aquellos otros que mecieron mis infantiles caprichos, aunque no sé muy bien quién de los dos ambicionaba más la luz y un baño silente de azules. Me asombraba su carácter, su instinto de conservación, que le enfrentó con frecuencia a una naturaleza caprichosa con esa magia que le hacía elevarse por encima de nosotros, mientras yo sentía tiritar mis raíces. No había nada que le doblegara. Sólo hubo una ocasión en que le faltó viveza y necesitó tiempo hasta que recobró el color fresco de su piel, y siguió compartiendo la esencia de la vida. Volvió a danzar con el aire.

Eso fue el ayer, hoy es el dolor y la derrota al ser vencido por una naturaleza borrascosa y tenaz, que abatió su vida dejando que el viento abriera una herida en la tierra sin defensas. Con él ha desaparecido un compañero fiel, bajo cuya sombra nos cobijábamos durante los veranos.

2 comentarios:

Nómada planetario dijo...

La verdad es que se llega a cogerle cariño a un ser vegetal, sobre todo después de varios años.
Saludos desde un verano en ciernes.

Caminodelsur dijo...

Que pena, perder un amigo as{i de fiel, sin duda cumplió con creces su ciclo y ojala venga pronto otro arbolito a reemplazarlo.

Ven{ia a saludarte y a decirte que he dejado un regalito para ti en mi blog.

Cariños